Valentina: la niña marinilla que pide ayuda para su tratamiento

En el barrio La Inmaculada de Marinilla vive una niña que precisa de su ayuda. Su nombre es Valentina Peláez Giraldo. El pasado 4 de enero cumplió cuatro años, pero su vida sugiere más retos que cualquier otra persona.

Cuenta su mamá, Sandra Milena Giraldo, que “Valentina es una niña con baja visión, con limitación visual”. ¿Por qué? Porque tiene un ojo más grande de lo normal, un ojo que genera cada vez más presión y, por lo tanto, un riesgo de pérdida.

Entérese: El Santuario pide a gritos una oficina de Migración Colombia para controlar a los extranjeros

“Si no lleva un adecuado proceso, el ojito se puede explotar. El otro ojito necesita una prótesis ocular, porque si no la tiene, la cara no tiene la equidad de ambos lados. En un lado de la cara el ojo tiende a crecer más rápido, y en el otro no va a crecer o va a crecer muy poco. Entonces la carita de la niña se va a desfigurar a medida que vaya creciendo”, dijo Sandra.

En realidad, los padres de Valentina tienen pocos recursos económicos, y eso los llevó a alzar su voz y para apelar a la solidaridad de la gente. Ambos piden ayuda para solventar los gastos de la cirugía y los tratamientos que requiere Valentina.

Le puede interesar: Un globo: la posible causa del incendio que destruyó una vivienda en Rionegro

“Ella entrará a quirófano el 23 de enero porque necesitan monitorear la presión de ese ojito”, indicó Giraldo. Lo cierto es que Valentina necesitará, además de la cirugía bajo sedación, una prótesis ocular cuyo valor podría alcanzar los 4 millones de pesos.

Por eso, sus padres no solo están buscando recursos económicos; también quieren el apoyo de doctores y especialistas que quieran darles la mano en el largo tratamiento de Valentina.

Lea también: ¿Es profesional de la salud? La Alcaldía de Rionegro está contratando personal

“Honestamente yo no tengo dinero para hacerle el tratamiento a mi niña. Hago esto porque no tengo el dinero, porque nunca hago este tipo de publicaciones”, agregó Sandra.

Si alguien está interesado en unirse a esta causa, puede comunicarse con Sandra al celular 313 655 51 65.

Comentarios