¡Los grandes centros comerciales del Oriente que están listos para abrir!

Entre las muchas cosas que han extrañado los ciudadanos desde que comenzó el Aislamiento Preventivo Obligatorio, está la posibilidad de ir a los centros comerciales. Miles de personas disfrutaban día a día de sus ofertas gastronómicas, sus salas de cine, sus almacenes de ropa y sus lugares de esparcimiento, cosa que hoy resulta poco probable.

Sin embargo, por lo menos en lo que respecta al Oriente Antioqueño, los centros comerciales más frecuentados ya adelantan estrategias de bioseguridad y ventas con el objetivo de volver a ofertar, con la mayor brevedad posible, su amplia gama de servicios.

Por eso, MiOriente entrevistó a los gerentes de los centros comerciales San Nicolás, Viva La Ceja y Jardines Llanogrande, con el fin de conocer sus planes de reactivación comercial y sus nuevas estrategias de relacionamiento con los clientes.

Centro Comercial San Nicolás

Desde hace dos semanas, las marcas y negocios que gozan de alguna de las excepciones contenidas en los decretos expedidos por el Gobierno Nacional, están prestando sus servicios en el Centro Comercial (CC) San Nicolás, en Rionegro.

En consecuencia, sus directivas pusieron en marcha desde el principio una serie de protocolos de bioseguridad como la exposición de reglamentos en zonas estratégicas, cumplimiento del Pico y Cédula decretado por la Alcaldía, desinfección de manos, medición de la temperatura con un termómetro que no tiene contacto con los clientes, tapetes de desinfección y señalización de ingreso.

Lea también: Sé consciente, cómprale al Oriente: la campaña para apoyar a los comerciantes de la región

La cuarentena ha llevado a este CC a registrar, al día de hoy, una reducción del 60% en su operación, pues solo el 40% de sus locales están prestando servicios. De cualquier forma, Margarita Trujillo, su gerente, indicó que la meta es que el 100% de los locales eventualmente vuelvan a abrir sus puertas, claro está, registrando cada uno sus protocolos de bioseguridad ante la Alcaldía.

“La idea es seguir complaciendo a un cliente que está ávido de satisfacer sus necesidades y antojos. El ejercicio comercial, mientras dure esta situación, tendrá limitaciones, más que en la gama de lo que se ofrece, en la manera de comprar. Podremos entrar a un local pero no nos vamos a medir las prendas por la protección de las personas del local y de los compradores. No va a cambiar la variedad de lo que se ofrece, sino la forma en que estamos acostumbrados a comprar”, dijo Margarita.

Otras noticias: ¡Atención! Cuarto caso positivo de COVID-19 en Marinilla

Antes de que iniciara la emergencia causada por el COVID-19, el CC San Nicolás recibía diariamente hasta 35 mil personas. Lo cierto es que esa cifra no podrá recuperarse, por lo menos en los meses próximos, ya que, por un lado, solo puede operar con un aforo del 30%, y, por el otro, muchas marcas, y el CC mismo, han comenzado a ingeniarse estrategias de mercado digital para evitar la aglomeración de personas.

“Se hablaba de la omnicanalidad desde antes de esta pandemia, pero en Colombia los centros comerciales vimos eso como algo muy lejano. Sin embargo, con esta situación, rápidamente se generan nuevas estrategias de conexión con el usuario final”, añadió la Gerente al respecto de iniciativas como “cómpralo y recógelo” con la que el usuario adquiere su producto por internet y va por él al CC.

Centro Comercial Viva La Ceja

Desde que recibió el aval de la Alcaldía de La Ceja para operar con algunas restricciones (el 11 de mayo), el Centro Comercial Viva La Ceja está parcialmente en funcionamiento y sus servicios han ido reactivándose de manera paulatina. De hecho, lo primero que hicieron sus directivas fue autorizar el funcionamiento de locales de venta de productos de primera necesidad.

Le puede interesar: ¡Atención! Iván Duque dio a conocer los parámetros de la cuarentena para junio

Carlos Andrés Tarazona, su gerente, manifestó a este medio que el Viva La Ceja está operando con 46 marcas, mismas que representan el 60% de los locales; las faltantes están diseñando sus protocolos de bioseguridad, los cuales deben ser autorizados por la Alcaldía.

“Los locales que están activos realizaron un proceso de desinfección antes de abrir. Esto nos permitió reactivar 380 empleos. Estamos adoptando medidas como toma de temperatura de los visitantes en el parqueadero, el Pico y Cédula, puntos de desinfección cada 100 metros, un aforo demarcado en cada local, señalización para el distanciamiento social, puntos de desinfección más fuerte en sitios críticos como ascensores, escaleras eléctricas, baños, cajeros electrónicos”, manifestó Tarazona.

El CC Viva La Ceja ha registrado una reducción de visitantes del 70%, sobre todo los fines de semana. Por eso, las marcas establecieron tres alternativas para mejorar las condiciones comerciales del centro: (1) un centro comercial online para ventas por Internet, (2) una aplicación de domicilios toc toc para llevar los productos hasta la casa de los clientes y (3) una estrategia llamada “Compra y recoge” por medio de la cual los compradores recogen, en un ambiente seguro, sus productos.

Centro Comercial Jardines Llanogrande

Si bien el Centro Comercial Jardines Llanogrande ya recibió algunas instrucciones de la Alcaldía de Rionegro para efectos de su reapertura a partir del primero de junio, su directora general, María Alejandra Gutiérrez, propuso una ampliación de los horarios del Pico y Cédula que beneficien a todos los centros comerciales, considerando lo costosa que resulta la operación de los mismos sólo para prestar sus servicios hasta las 4 p.m.

Entérese: ¿En qué acabó la historia del joven que disparó contra un gallinazo en Rionegro?

“Esperamos resolverlo en el transcurso de esta semana. Estamos haciendo una inversión muy grande, debemos tener protocolos aprobados, empleados registrados, ingresos habilitados con medidas de seguridad, de control, antibacterial, tapetes, tomas de temperatura con termómetros, publicidad sobre la reapertura y una campaña de sensibilización para nuestros clientes de que, si vamos a Jardines, tenemos que volver de una manera segura”, dijo Gutiérrez.

Para comenzar a reactivar su funcionamiento de manera óptima, este CC lanzará una serie de estrategias como la app Jardines (en la que estarán vinculadas todas sus marcas con comercio electrónico), un sistema de domicilios, el Pick Up Jardines (para que los clientes recojan sus compras de manera fácil, rápida y segura), un autocinema al aire libre, así como promociones, descuentos y concursos.

“En este momento tenemos apertura de restaurantes, farmacias, supermercados, mercados saludables y productos de necesidad básica. Pueden atender al público que tiene Pico y Cédula, o hacer el pedido y recoger en los restaurantes. Se habilitaron sectores como tecnología para que la gente vaya a reparar sus celulares en el día que tengan Pico y Cédula”, agregó la Directora General.

Antes de que comenzara esta emergencia, Jardines Llanogrande recibía hasta 3.500 personas cada día. Hoy, en un buen día, ingresan 800, y en uno malo, hasta 150. Sin embargo, las directivas decidieron no cobrar, sino hasta el 31 de mayo, las concesiones (arrendamientos) a las marcas allí presentes, y sólo cobraron el 60% de la cuota de administración.

Lea también: ¿Necesita ingresar a Rionegro? Así puede solicitar el permiso

“Vamos a estar golpeados con el tema de la vacancia, varias empresas y marcas nos han notificado cierres en Jardines porque, por la contingencia, no podrán continuar. Vamos a ver un Jardines con menos marcas pero con más proyectos. Espacios agradables, zonas verdes, actividades. Un Jardines diferente”, explicó María Alejandra.

Finalmente, lo que esperan los gerentes de estos centros comerciales, así como sus habituales clientes, es que pronto puedan operar con mayor libertad, y así avanzar en la construcción de un Oriente Antioqueño en movimiento, considerado en la actualidad como una de las regiones más importantes en materia económica de Antioquia.

Comentarios