El tren ligero de Rionegro: ¿un debate a repetirse?

Imagen: semana.com

Una saturación del mercado en Colombia: esa es la razón que esboza David Quintero, gerente de SOMOS, para explicar el hecho de que el proyecto de construcción del tren ligero de Rionegro no haya llegado a feliz término en su etapa de licitación.

Otras noticias: Rechazamos estos comportamientos: Alcalde de Rionegro sobre la captura de tres servidores públicos

Al respecto, explica Quintero que en pocos meses salieron a licitación tres megaproyectos de movilidad similares en el país (el metro de Bogotá, el Regiotram de Occidente y el tren ligero de Rionegro); “hubo seis o siete proponentes que no podían estar interesados en los mismos tres proyectos, porque se volvía complejo para ellos”, dijo.

¿Qué pasó luego?

Entonces, lo que según la oficialidad ocurrió fue que los interesados en presentarse a la licitación del tren ligero le solicitaron a SOMOS más tiempo para presentar sus propuestas, y además enviaron otras observaciones sobre el proceso.

“Dadas esas observaciones, nosotros vamos a presentar un nuevo proceso licitatorio con mucho más tiempo para la presentación de las propuestas, para el análisis del tema financiero, de los diseños en fase tres del recorrido del tren, y también el tema previo a la licitación”, explicó el Gerente de SOMOS.

Entérese: Y a todas estas, ¿qué pasó con Sonrío?

De hecho, lo que piensa hacer el estructurador de la propuesta es adelantar conversaciones con Findeter para buscar alternativas de financiación, y así garantizarle al ganador de la licitación un mejor escenario en lo que a soporte financiero se refiere.

¿Y los tiempos?

Por lo pronto, no hay fechas establecidas para la apertura de la nueva licitación, pues todo depende de la voluntad de la Alcaldía de Rionegro y la celeridad que esta le de al proyecto como tal.

Lo que está haciendo SOMOS, entonces, es afinar la estructura del proyecto para que sus etapas contractuales y precontractuales se surtan de la mejor manera, pues la decisión de abrir o no una nueva licitación es competencia única de la Alcaldía.

Le puede interesar: Abandonar la fe (opinión)

“Ya han pasado algunos meses desde la modelación inicial. El dólar ha cambiado, la economía mundial ha tenido unos movimientos que exigen que esa modelación tenga una actualización de precios, de tasas de cambio e interés”, agregó David Quintero.

Sin embargo, todo indica que la estructura esencial del proyecto no cambia, esto en referencia al número de estaciones y su ubicación, el cálculo de pasajeros diarios que movilizaría, la ruta que cubriría en el casco urbano de la ciudad, entre otros.

Vigencias futuras: ¿una piedra en el zapato?

El acuerdo 006 del 27 de abril del 2018, proferido por el Concejo Municipal de Rionegro, y por el cual se facultaba al entonces alcalde Andrés Julián Rendón para comprometer vigencias futuras extraordinarias por el orden de 5 billones de pesos para la construcción del tren, tenía plazo de cumplimiento hasta el 31 de diciembre del 2019.

Lea también: Investigan presunto caso de maltrato animal en una vereda de Guarne

En ese sentido, si el actual mandatario de los rionegreros, Rodrigo Hernández, en verdad quiere sacar a flote el proyecto del tren ligero, tendrá que tomar la iniciativa de solicitarle al Concejo Municipal la aprobación de un nuevo proyecto de acuerdo para comprometer vigencias futuras.

“Nosotros no pudimos avanzar mucho más porque hubo una demanda en el proyecto de acuerdo. Como el año pasado ese acuerdo no se comprometió, dejó de tener vida jurídica. Hay que tener un nuevo proyecto de acuerdo de vigencias futuras”, manifestó Quintero.

En ese sentido, el Concejo de Rionegro sería quien finalmente definiría el rumbo del proyecto, en otra ronda de debates que, por lo menos para la aprobación de las primeras vigencias futuras extraordinarias, causaron revuelo entre la opinión pública.

Comentarios