Hospital de Marinilla: ¿una crisis financiera insalvable?

Según los pronósticos de Dorian Pulgarín, gerente del Hospital San Juan de Dios de Marinilla, en cuatro meses las directivas de la E.S.E. tendrán en sus manos los resultados de un estudio que determinará las particularidades de la reestructuración administrativa que necesita la entidad médica. Pero, ¿por qué una reestructuración?

El problema de los números

Resulta que, a la fecha, el San Juan de Dios suma deudas de hasta 3 mil millones de pesos con proveedores de insumos, y su cartera morosa alcanza los 4 mil millones de pesos. Con todo y los esfuerzos del Hospital, su sostenibilidad, en los términos actuales, es prácticamente imposible por cuanto su estructura de funcionamiento implica más recursos que los ingresos que percibe.

“Pese a que en el 2017 el Hospital realizó un Plan de Saneamiento Fiscal, pues se encontraba en riesgo medio, las decisiones tomadas en su momento no cumplieron el objetivo y por el contrario se agravó la crisis”, explicó la Gerente al respecto de los 1.600 millones de pesos en pérdidas que hoy por hoy registra la entidad.

Lea también: 38 casos de COVID-19 se han reportado en el Oriente, 10 están activos

En realidad, por cada peso recaudado, la E.S.E. de los marinillos se gasta 14 pesos en su funcionamiento, haciéndola inviable financieramente; esa es justamente la razón por la cual las directivas decidieron avanzar en la elaboración de un estudio que indique qué tipo de reestructuración requiere el Hospital.

¿Qué implicaría una reestructuración?

“Habrá una estructura de garantías para los colaboradores y funcionarios de nuestra empresa. Tenemos varios nortes: primero que todo la sostenibilidad de la empresa. Enmarcado en esa sostenibilidad, varias estrategias como el fortalecimiento de los ingresos y la disminución de los gastos. En la disminución de los gastos habrá propuestas con respecto al personal. La Junta Directiva y la Gerencia tomarán la mejor opción que lleve a un punto de encuentro entre estos dos enfoques: la sostenibilidad de la empresa y la garantía para nuestros trabajadores”, dijo Dorian a MiOriente.

Lo que sugiere la Gerente es que hay procesos y servicios que pueden ser optimizados, lo que implicaría, por ejemplo, disminución de personal en algunas áreas y aumento del mismo en otras, como en una suerte de equilibrio de funciones y responsabilidades dependiendo de las necesidades del hospital y los servicios demandados por los usuarios.

Otras noticias: Así fue el primer día de reactivación económica en Rionegro

Información oficial permite ver, por citar un caso, que el 80% de las preguntas, quejas y reclamos que recibe el Hospital está relacionado con la calidad y la atención del servicio en el área de Urgencias y en consulta externa, dato que terminará siendo sumamente relevante en el proceso de reestructuración.

Al parecer, los servicios de la empresa tendrán que ser sometidos a un proceso de “humanización” para garantizar que los mismos sean “cálidos y de calidad”. De ese modo, el Hospital evitará que los usuario vayan a consumir los servicios de la red privada, pues ese es uno de los problemas que explican la bajísima facturación del San Juan de Dios.

Actualmente, esta E.S.E. cuenta con 70 cargos en planta temporal y 41 en la planta permanente (o fija). De hecho, cerca de 1.700 millones de pesos son invertidos cada año en contratos de prestación de servicios.

“Es muy importante dejar claro que la Junta Directiva está analizando cada uno de los aspectos de la crisis financiera con corte al 31 de marzo del 2020. Una salida positiva sería que al final del año hayamos mejorado los indicadores financieros. Eso sería lo primero para mantener las estructuras propias de nuestra empresa y continuar con nuestro objeto social con las garantías laborales que deben tener”, agregó Pulgarín.

¿Qué falló en el pasado? 

La Gerente argumenta que las medidas planteadas en el Plan de Saneamiento Fiscal del 2017 no fueron las indicadas, pues las mismas implicaban acciones que no eran viables por la misma insostenibilidad del sector salud a nivel nacional.

Le puede interesar: ¡Atención! Estas son las medidas que regirán en Rionegro a partir del primero de junio

Además, afirma que la facturación de la E.S.E. no creció lo esperado porque las metas eran “platónicas” y difíciles de cumplir en razón a la variabilidad del sistema de salud, cuya dinámica de funcionamiento es ahora sustancialmente diferente a la que existía en el momento de la formulación del plan. 

¿Qué dicen los empleados?

Luis Humberto Arroyave, médico de planta del Hospital San Juan de Dios de Marinilla y presidente de la regional Antioquia de Anthoc (Asociación Nacional de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud y Seguridad Social Integral y Servicios Complementarios de Colombia), explicó lo que, a su modo de ver, es el verdadero problema de la actual coyuntura.

“Hay dos formas de contratación: planta temporal y planta fija. La temporal lleva ocho años y fue creada en la primera administración de Gildardo Hurtado, y él ahora quiere terminarla porque dice que es insostenible. Ellos quieren realizar otro medio de contratación por cooperativas, contratos sindicales u otros, pero nosotros no estamos de acuerdo porque eso sería desmejorar las condiciones laborales”, dijo Luis Humberto.

Lo que propone el doctor, quien a propósito ha publicado por las redes sociales un video cuestionando la gestión de la Gerente, es que el Hospital aplique otras estrategias para conseguir recursos, y no “haciendo una masacre laboral como la quieren hacer”.

Según él, la Alcaldía está en la posibilidad de transferirle recursos a la empresa, y contratar con ella servicios como el adulto mayor, atención en casa, salud mental, entre otros. “¿Por qué esos contratos no se los dan al Hospital? Además, el hospital tiene una deuda por cobrar muy grande”, agregó.

Entérese: Así debe ser la elaboración del protocolo de bioseguridad para salones de belleza

Al parecer, los empleados del San Juan de Dios están de acuerdo con que las directivas adelanten el estudio al que hizo referencia Dorian Pulgarín, estudio que, saben, podría llevar a prescindir de algunos empleados. Sin embargo, lo que el sindicato exige es que los empleados que sigan contratados, sean vinculados a la institución como parte de la planta fija.

Con todo, aunque la Junta Directiva ya tiene resultados preliminares, los datos reales del estudio para salvar al Hospital de Marinilla solo podrán conocerse hasta septiembre. Por lo pronto, si las cosas siguen como en los últimos años, la entidad podría ser intervenida por la Superintendencia de Salud o, en el peor de los casos, liquidada.

Comentarios