¡Indignación! Comunidad rechaza daños, rayones y basura en el Páramo de Sonsón

Sebastián Montoya es un fotógrafo de Medellín que acostumbra visitar el Páramo de Sonsón para capta, a través de su lente, esta bonita zona del Oriente Antioqueño. Sin embargo, en su última aventura, el joven se percató sobre algunos daños en este lugar.

Lea también: El Páramo de Sonsón le hace honor al agua en su día

“Noté que el camino de ascenso estaba más amplio, tenía las rocas rayadas y alambres tirados en la parte de la cima, debido a que muchas personas instalan cruces allí. También encontré empaques de mekato, platos desechables, cáscaras de frutas, entre otros elementos”, manifestó Montoya.

Luego de observar esta situación, Sebastián denunció el hecho en su cuenta de Instagram y destacó la importancia de cuidar el Páramo por su vital importancia para el ecosistema. “La gente desconoce lo fundamental que es esta zona para todos. Estuve investigando y descubrí que en el Cerro La Vieja hay especie microendémica de frailejón en una roca aislada de la cima”, agregó.

Con el objetivo de sensibilizar a la comunidad y realizar una jornada de limpieza, un grupo de personas realizará una visita el próximo martes 4 de febrero, donde esperan contar con el apoyo de varias entidades ambientales, para que la gente conozca la importancia de cuidar el Páramo de Sonsón.

¿Qué dice Cornare?

MiOriente consultó con Ana Isabel López Mejía, directora regional Páramo de Cornare, quien manifestó que este tipo de hechos se presentan desde hace un tiempo, debido a que es un ecosistema muy frágil. Sin embargo, aclaró que la corporación no ha recibido una denuncia formal sobre los daños recientes.

Cornare realiza permanentemente jornadas de sensibilización en los colegios e instituciones sobre el cuidado del Páramo de Sonsón, con el fin de que estudiantes, profesores y comunidad en general pueda aportar a que los ecosistemas seas más estables.

“La invitación es para que todas las personas aportemos un granito de arena en la conservación de esta zona de vida, porque si empezamos a destruirlos va a llegar un momento en que será una montaña pelada y las consecuencias climáticas que ya empezamos a ver van a ser más nefastas”, expresó López Mejía.

Comentarios