Volver a las raíces, el turismo al que le apuestan en Alejandría

Fotos: apoyo en Facebook Alejandría Sobrenatural

Levantarse a las 5 de la mañana, tomar los tragos, ir al cafetal, realizar el deshierbe, recolectar el grano para luego trillarlo y tostarlo, y finalmente saborearlo en una deliciosa taza de café, es una de las posibilidades que brinda la nueva mirada del turismo que tienen en el municipio de Alejandría.

El turismo rural, que poco a poco ha ido trasformando la manera de ofertar alternativas a quien quiere realizar diferentes actividades que los desconecten de la rutina, se ha posicionado en este municipio del Oriente antioqueño, siendo a su vez una manera de volcar la mirada a la riqueza natural y a las raíces antioqueñas.

No solo ser campesino cafeteo por un día es el plan que ofrece esta tierra rica en flora y fauna, sino opciones como apreciar los Patos de los Torrentes, una especie endémica que solo habita en afluentes con grandes cascadas y que en el Oriente solo es posible en Alejandría.

Por las aguas de la quebrada San Pedro en ese municipio, a diario los patos realizan su recorrido antes de ir a las torrenciales cascadas, y muy cerca del afluente está ubicada la Posada turística Los Torrentes, que, de acuerdo a su propietaria Nubia Vallejo, “fue una finca transformada y pensada para el visitante, para que se desconecte de la ciudad y se ponga en frecuencia con la naturaleza”.

Como Nubia son varios los emprendedores turísticos del municipio que desde hace aproximadamente un año vieron en el turismo rural otra posibilidad de visibilizar su municipio y activar la economía desde ese sector. “Estamos trabajando con tarifas muy bajas para seducir a las personas, queremos posicionar las alternativas porque son maravillosas”, asegura la propietaria de la posada que puede albergar de 10 a 12 personas.

La subregión Embalses del Oriente Antioqueño está adornada por centenares de aves que, con su color y su trinar, hacen de ella un paraíso escondido que es posible descubrir por medio del avistamiento de aves, otro de los planes obligados para quienes visiten Alejandría.

La icónica cascada Velo de novia y las cálidas aguas de los termales alejandrinos, son apenas otras de las muchas alternativas naturales que brinda la extensión natural de La perla del Nare, y que busca hacer cada vez más notorios “los atributos con los que Dios adornó su tierra”.

Comentarios