Sedentarismo y disfunción eréctil

Hay estudios recientes que demuestran que la relación que existe entre la inactividad física y la disfunción eréctil, es cada vez mayor. Uno de estos estudios es del American College of Physicians.

La disfunción eréctil es la incapacidad de un hombre de conseguir o mantener una erección firme para la relación sexual.                 

Según este estudio, llevar una actividad física moderada o intensa es lo más saludable, pues el pene en los momentos de erección funciona de una manera muy parecida al corazón,al demandar una gran cantidad de sangre. Es por eso, que entre más ejercicio y menos grasas consumamos, mejor será el flujo de la misma, obteniendo una adecuada respuesta de estos órganos.

Si bien, hoy en día existen varios medicamentos que mejoran el flujo sanguíneo como el sildenafil, lo ideal es tener una buena asesoría nutricional y una rutina de ejercicios combinada con cardio y fuerza.

El aumento de la obesidad muchas veces se presenta debido al sedentarismo, cuya incidencia se ha disparado en un 10 % en los últimos 25 años y se asocia a la disfunción eréctil, convirtiéndose en una de las principales causas.

De la misma manera, la aceleración en la presión arterial y la disminución del calibre de las arterias helicinas del pene, afectan el riego sanguíneo de este, y por lo tanto, no se puede alcanzar una erección con rigidez satisfactoria.

También los análisis nos muestran que los hombres obesos y que han perdido músculo, suelen sufrir una disminución ostensible en la producción de testosterona afectando la libido y la calidad de la erección, por esta razón suelen llevar asociados otros trastornos que también contribuyen a la disfunción eréctil.

Un estudio realizado en Philadelphia publicado en la revista Surgery of Obesity and Related Diseases permitió comprobar como el 36 % de los hombres que se someten a una cirugía bariátrica padecían disfunción eréctil, trastorno que igualmente padecía el 20 % de los que buscaba perder peso sin cirugía.

Son millones de hombres los que sufren de este problema, aunque la prevalencia aumenta con la edad. Así, entre los 18  y los 40 años afecta al 17 % de los hombres, entre los 40 y  los 70 años aqueja al 47 % y a partir de los 70 años al 72 %, según los estudios.

La relación de la disfunción eréctil con la edad no solo es un factor senil sino que depende de la coexistencia de otros factores que además van ligados al estilo de vida como la hipertensión, la alteración de los lípidos plasmáticos, la diabetes, la obesidad y el aumento de la masa grasa, especialmente, abdominal.

Por lo tanto, para prevenir la aparición y mejorar este trastorno es fundamental practicar ejercicio y mantener un peso saludable.

Una investigación publicada en la revista The Journal of Sexual Medicine demostró como 200 minutos de ejercicio aeróbicos a la semana producían una mejora en los niveles de testosterona, el peso y la disminución de la grasa, y por lo tanto una mejora en la función sexual.

Invitamos a nuestros lectores a empezar una rutina de ejercicios de mínimo cinco días a la semana y así mejorar la calidad de vida de nosotros y de las personas que amamos. Escríbenos al email juangonzalogomez1@gmail.com, o llámanos al WhatsApp 310 409 11 59.

 

Comentarios