Cocorná recibió la Caravana por la Vida

Por Juan Alejandro Echeverri, enviado especial de MiOriente

Cocorná Consciente y Asoproa fueron los anfitriones de la tercera jornada de la Caravana por la Vida, el Agua, la Paz y el Territorio. Hasta el mediodía los caravanistas estuvieron en cercanías de la mediana central hidroeléctrica El Popal, uno de los cuatro proyectos hidroenergéticos asentados en Cocorná que captan el 75 % del caudal del río en el sector conocido como El Ocho, y tiene capacidad de generar diecinueve megavatios. “Esto era una selva cubierta de árboles Suribios, ahora solo se ve cemento”, dijo Benito Guarín, integrante de Asoproa.

Lea también: La Caravana por la Vida llegó a San Francisco

Mientras una retroexcavadora sacaba sedimento, Sebastián Agudelo, vocero de Cocorná Consciente, expresó que el río era un lugar de encuentro que permitía reconstruir el tejido social roto por el conflicto armado que dejó más de 472 ejecuciones extrajudiciales en el Oriente. “Este modelo de saquear el territorio es una amenaza para el proceso de paz. Después de construida la central, el campesino apenas sobrevive, mientras ISA expande su negocio a otros países”.

Banner mil vías GobernaciónSegún Jaime Montoya, el municipio recibe 36 millones mensuales por las cuatro hidroeléctricas, sin embargo, sostiene el integrante de Asocomunal, los dineros no benefician a la comunidad: “en lugar de reinvertir en el campesino, nos clavaron un impuesto por el alumbrado público”. Después de varios alegatos la comunidad logró que el impuesto bajara a un total de mil pesos.

Te interesa: La caravana enciende motores

En el encuentro, los afectados plantearon situaciones contradictorias como la carencia de alumbrado público en las veredas de un municipio productor de energía. También manifestaron los cambios culturales debido a la llegada de nuevas personas y cuestionaron el papel de la corporación regional ambiental. “Cornare dijo que la vereda no era apta para la construcción de pozos sépticos y este tipo de proyectos. Aun así la hicieron, y cuando hay sequía la vereda se queda sin agua”, dijo Aldemar Duque, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Inmaculada.

Luego de un viaje interminable a las entrañas del Río Samaná, la caravana llegó al corregimiento Puerto Garza de San Carlos. Hoy visitará el Altiplano, específicamente el municipio de Marinilla, con la consigna de que por más transferencias y regalías que reciban los municipios por estos proyectos “el patrimonio y el territorio no tiene precio”.

noticias@mioriente.com

Comentarios

Noticias Relacionadas