Del horror a la esperanza: en San Luis una casa cambió de historia

“La casa del terror”: ese era, en tiempos de la violencia, el nombre que los habitantes del corregimiento El Prodigio de San Luis le habían puesto a la vivienda de dos pisos que construyó alias “Terror”, miembro de los grupos paramilitares, para ejecutar sus actos delictivos.

Otras noticias: Menor de edad ocasionó un incendio en Cocorná

Le puede interesar: ¡Ya hay fecha para el primer vuelo internacional desde el aeropuerto de Rionegro!

Esa casa, que en el 2004, tras la desmovilización de alias “Terror”, fue entregada al Fondo para la Reparación a las Víctimas (FRV), permaneció cerrada durante diez años, hasta que la Junta de Acción Comunal (JAL) de El Prodigio decidió cambiar la negra historia que guardaban sus paredes.

Fue entonces cuando la comunidad le solicitó a la Unidad de Víctimas que le entregara dicho inmueble en comodato, y desde entonces viene desarrollando en él actividades culturales y turísticas con todo tipo de poblaciones. De ese modo, hoy ha adoptado el nombre de “Casa de la esperanza”.

Es por eso que este 16 de septiembre, a las 2 p.m., tendrá lugar la entrega oficial de este inmueble a la Administración Municipal, misma que espera invertir recursos para que se convierta en un sitio cada vez más representativo para la cultura y el desarrollo turístico de la localidad.

Entérese: Cifras generales: así van los casos de COVID-19 en el Oriente

“Actualmente en esta casa funciona un museo arqueológico con restos de urnas funerarias, herramientas prehispánicas, elementos usados por la tribu Pantágoras, que anteriormente fuera la que habitaba este territorio. También funciona un salón que cuenta la historia geoarqueológica de El Prodigio y que es operado por los Vigías del Patrimonio Sanluisano”, indicó la Alcaldía.

Se trata, pues, de una nueva historia en que la página de la violencia ha quedado atrás para darle paso a un horizonte de expectativas distinto dentro de un espacio que antes causaba horror y que ahora es sinónimo de paz.

Comentarios