MiOriente > Secciones > Entretenimiento > La solución definitiva a las visitas inesperadas

La solución definitiva a las visitas inesperadas

  • ¿Cuántas veces pasó que llegaron visitas inesperadas a casa y justo coincidió que ese día no había comida suficiente en la despensa? Hoy te contamos cómo acabar finalmente con esa clase de infortunios.

    Disfrutar de un apacible día en casa es, por lo general, sinónimo de descanso libre de ajetreos propios del bullicio de las calles, los conflictos laborales, los trámites públicos, etc., sin embargo, dentro de esa socialización diaria aparecen figuras recurrentes que, aunque catalogadas como amistades, pueden aparecer en los peores momentos posibles.

    En este sentido, el tiempo inicialmente destinado a descansar viendo vídeos en YouTube, a echar la siesta o incluso a mirar el techo dejando la mente en blanco, se transforma en un momento estresante en el que sin previo aviso tocan al timbre sin que tengas ningún tipo de preparativo dispuesto sobre la mesa.

    Lo peor de todo, es que incluso de tener mucha confianza con esa desafortunada visita, invitarle amablemente a marcharse no es opción, por lo que toca recoger como buenamente es posible, cruzar los dedos porque el atuendo que se lleve puesto en ese instante sea lo suficientemente decente y entreabrir refrigerador y despensa en busca de algún alimento digno del convidado.

    ¿Pero qué hacer cuando la suerte se torna desastrosa y no hay nada que ofrecer? Por suerte o por desgracia, la excusa de que es domingo y las tiendas están cerradas ya no es opción, porque existe una maravillosa app bien conocida en Colombia que es Domicilios, la cual trae en tiempo récord cualquier tipo de plato, sea este japonés, italiano, mexicano, americano, o vegetariano.

    Incluso si el visitante tiene alergias de todo tipo, es delicado para comer o simplemente le gusta hacerse el exquisito, la comida a domicilio será la solución, ya que permite adaptarse a todo tipo de comensales, haciendo quedar bien hasta al más estresado de los anfitriones.

    ¡Pero cuidado! Puede que al invitado le guste tanto la experiencia que quiera repetir, en ese caso procura que el próximo convidado seas tú

     

    Compartir:

  • Relacionadas