Comunidades de Granada y San Luis arriesgan sus vidas al cruzar ríos en una polea artesanal

Una compleja situación viven los habitantes de dos zonas rurales de los municipios de San Luis y Granada, pues arriesgan sus vidas en una polea artesanal usada para atravesar los ríos que cruzan sus territorios, tratando así de ahorrar tiempo o conectarse con las vías de acceso a las zonas urbanas de las localidades.

En la vereda Los Planes del municipio de Granada, la dificultad empezó hace diez años cuando una avalancha se llevó por su camino el puente peatonal que permitía a los pobladores cruzar el río sin peligro. Una década después, la comunidad de este sector tiene que valerse de una garrucha improvisada en la cual se movilizan niños, niñas, jóvenes, adultos y adultos mayores, además de algunos tipos de mercancía, pues es la única alternativa que tienen para ahorrarse más de media hora de recorrido a pie.

Se le han hecho solicitudes a los concejales del municipio y dicen que por las pocas familias que hay allá no amerita hacer un gasto tan grande para un puente. El Alcalde tiene conocimiento del tema pero no ha hecho mayor cosa”, dijo Diego Quintero, habitante de Granada y miembro de una familia residente en la zona.

Entérese: Faltando un kilómetro me sudaban las manos: imperdible relato de la madre de José Tito Hernández. 

Sobre este tema, el alcalde del municipio, Fredy Castaño, dijo a MiOriente que actualmente se adelantan las gestiones pertinentes para realizar la instalación de una estructura en la vereda y que esperan que se haga lo antes posible, pues el proceso beneficiaría a unas 25 familias en caso de hacerse realidad.

A causa del inminente riesgo que representa este medio de transporte, han sucedido varios hechos desafortunados: “un señor, pasando por la polea, se cogió tres dedos de la mano derecha y estuvo fracturado un tiempo; a otro señor se le desprendió el lazo, cayó al abismo y quedó incluso en coma; y hace poco un primo mío se resbaló y quedo colgando, casi se ahorca”, añadió Quintero.

Es noticia: En el Oriente también habrá marcha el 28 de abril: hablan los organizadores. 

Un caso similar ocurre en el municipio de San Luis, en el sector “La Polca” de la vereda La Palestina, donde cerca de cuatro familias -entre las que hay niños, adultos y adultos mayores- deben valerse de una imprevisible polea para llegar a otros sitios. Gloria Omaira Salazar, habitante de la zona, manifiesta que a veces es imposible salir al casco urbano del municipio debido a la creciente del río que atraviesa el lugar.

“Uno se cuelga en un lazo, se monta a la polea y pasa al otro lado. Es demasiado peligroso porque uno se cuelga de la cuerda y uno no sabe qué pueda pasar”, dijo Salazar sobre el proceso para transportarse por la garrucha. Según la damnificada, las actividades productivas del sector son la agricultura y la cría de cerdos y ganado, animales que también deben ser trasladados por allí.

A diferencia de la situación de Granada, en La Palestina no se han presentado hechos fortuitos, sin embargo, la adversidad es inminente. Ambas comunidades viven una circunstancia semejante sin una solución concreta y, por lo pronto, sus vidas y su bienestar seguirán cruzando ríos por los aires.

 

Comentarios