Argelia, un nombre entre coplas y versos

Por: Juan F. Tobón Aristizábal.

Hablar del nombre de Argelia, Antioquia, es remitirse inmediatamente a las coplas y versos del reconocido escritor antioqueño Tomás Carrasquilla, pues según la historia argelina, en cuanto al origen del nombre, “versiones hay muchas, pero documentos muy pocos”, así lo manifiesta Mauricio Cacante Escobar, director de la Casa de la Cultura del municipio.

Para empezar, es importante mencionar que hacia 1880, cuando Gregorio Gutiérrez González llegó al entonces Caserío de San Julián, arribó a trabajar como almacenista en una mina de oro manejada por Tomás Carrasquilla. “La amistad entre estos dos hombres creció tanto, que tiempo después, en el matrimonio de Gregorio con su prometida Juliana, ambos bautizarían al Caserío de San Julián con el nombre de Argelia”, cuenta el argelino Cacante.

Según Mauricio, “en la fiesta de matrimonio de González, entre copla y verso, Tomás Carrasquilla dijo: Argelia de María”, frase que se convirtió desde ese momento en el nombre del municipio ubicado en el Oriente Antioqueño, pues “no se conoce documento que diga lo contrario”. Así nace la historia de este municipio de tradición arriera que está ubicado a 146 kilómetros de Medellín, y que celebra cada dos años las Fiestas de la Mula.

Aunque la fundación de Argelia como municipio es relativamente reciente, y se dio en 1960, ya figuraba desde antes como corregimiento de Sonsón. Sin embargo, la fecha del bautizo fue en 1891 como Caserío de Argelia, luego del festejo de la boda de su fundador.

El primer alcalde del municipio, Mauricio Botero, fue uno de los encargados de liderar la acción de reconocimiento del municipio Argelia. Junto a él viajó una delegación a Bogotá, con el fin de lograr el cometido, hecho que se ejecutó en enero de 1961, un mes después de que la solicitud fuera aprobada por medio de la ordenanza 19.

Además de sus 72 cascadas, Argelia es reconocida entre los turistas porque es común ver en sus calles, mulas cargadas de caña, café o adobes; además de ser esta la anfitriona de las fiestas del municipio, es un animal que se domesticó para los argelinos, cuyo gateo al caminar le recuerda a quien lo escucha, que ¡Antioquia es tierra de arrieros y campesinos!

[email protected]

Comentarios