Parque Comfama Rionegro: cuatro décadas de diversión en el Oriente

Foto: Comfama

La historia del Parque Recreativo Comfama Rionegro, en el que con seguridad todo oriental tiene una fotografía posando junto al icónico “honguito”, se remonta a los años 80, cuando el naciente espacio abría sus puertas al mundo prometiendo ser una opción divertida para compartir en familia.

Y lo ha sabido cumplir, pues durante cuatro décadas, a la par que ha ido recibiendo personas en este mágico sitio siendo el escenario de grandes recuerdos, el parque ha ido renovándose de manera constante. Muestra de ello, solo por mencionar uno de los días a la semana, son los domingos.

Un domingo en Comfama Rionegro es, sin duda alguna, la oportunidad para el descanso, la diversión, la familia y los amigos, o simplemente para la tranquilidad individual; en el 2018 ingresaron más de un millón de personas al parque: para ser exactos, fueron 1.050.194 visitantes.

¿Qué fueron a hacer?, sería una pregunta pertinente, pero una vez se ingresa a las instalaciones del parque las respuestas saltan a la vista: en las 24 hectáreas de extensión de Comfama Rionegro, riquísimas en zonas verdes, ideales para el plan descanso, solo o acompañado, y abrazadas por tranquilos lagos donde descansan peces y patos, se abre paso la diversión. En otras palabras, en Comfama hay de todo y para todos.

Más de 200 trabajadores directos se encargan de darle la cordial bienvenida y de estar disponible para usted frente a cualquier inquietud; están atentos a guiarlo ya sea a las dos piscinas, a las dos piletas más con las que cuenta el parque, al mundo acuático, a los tres turcos o a las atracciones mecánicas familiares.

En los 18 espacios de entretenimiento con los que cuenta el parque, entre los que están los clásicos carros chocones, la rueda de Chicago, el tren, el épico avión o los botes náuticos, entre muchos otros, usted, visitante, podrá vivir un día inolvidable.

Comfama, en otras palabras, es un lugar para descubrir muchas veces. ¿Qué espera?

Comentarios