David Ramírez Duque, el pequeño poeta de El Santuario que enternece las redes sociales

En los últimos días, el video de un niño de El Santuario recitando el Rin Rin Renacuajo, versión COVID-19, fue viral en las redes sociales. David Ramírez, declamó la poesía para concientizar a las personas del riesgo de salir a la calle y no respetar la cuarentena.

“El hijo de rana, Rin Rin Renacuajo, salió esta mañana desobediente el carajo, con pantalón corto, corbata a la moda, sombrero encintado y sin tapabocas. ‘Muchacho no salgas, le grita mamá, ‘¿no ves que en la calle el virus está?’, pero él hace un gesto y orondo se va, dice David en la primera parte del poema.

MiOriente habló con Eulyn Duque, madre del menor, quien manifestó que “una amiga me la mandó porque a él le gustan las poesías, se la aprendió y ya empezó a participar en un concurso de la Alcaldía de Santuario, pero no pensamos que se fuera a publicar en redes sociales. El video aparece como si la adaptación fuera del hospital San Vicente de Paul, pero resulta que ayer se presentó el autor que es don Camilo Espinosa”.

David, quien desde los dos años de edad es pasionado por la poesía, siempre ha recitado poemas en los eventos que realiza la Institución Educativa Luis Rodolfo Gómez de El Santuario, donde actualmente cursa el grado primero. Además, se considera un niño muy familiar, alejado un poco de la tecnología y que siente atracción por las manualidades.

“(…) Por estar en la calle el virus pescó y a sus seres queridos también contagio. ‘¿Sí ve, mijito, por qué no hizo caso?’, exclamó la mamá, entre lágrimas y solita en un hospital se murió. Y arrepentido entre sollozos y lágrimas, el necio paseador también se murió, continúa David en la adaptación del Rin Rin Renacuajo.

Desde que el video se hizo viral, los padres del menor, Diego Ramírez y Eulyn Duque, han recibido llamadas constantemente de personas conocidas y medios de comunicación, donde ya han tenido la oportunidad de dar entrevistas y contar sobre la pasión  de su hijo por la poesía.

“Después de todo esto no podemos saturarlo porque debemos ser conscientes que apenas 6 años, pero sí vamos a seguir apoyándolo en su sueño. Nosotros como padres siempre debemos demostrarle que estamos para nuestros hijos, apoyarlos en lo que les gusta y pasar tiempo con ellos, no en cantidad, sino en calidad”, concluyó la madre de David, el pequeño poeta de El Santuario.

Comentarios