A pie por la conservación del Dormilón

Desde el puente peatonal del municipio de El Santuario irán caminando, por la autopista Medellín-Bogotá, líderes, activistas y comunidad en general a favor de la preservación de los recursos naturales. Irán hasta la sede de Cornare, ubicada a las afueras de ese mismo municipio, para manifestar su rechazo a los estudios de licenciamiento que darían luz verde a un proyecto hidroeléctrico en el río Dormilón de San Luis.

Se trata del proyecto Sabaletas I, cuyo precursor es la empresa Praming S.A.S., misma que presentó también, ante la corporación ambiental, otro estudio que daría paso a un segundo proyecto sobre ese mismo río, llamado Sabaletas III.

Evelio Giraldo García, vigía del río Dormilón en el municipio de San Luis, explicó a MiOriente que la movilización convocada para el viernes 28 de junio a las 10 a.m. se da porque “Cornare preaprobó un estudio Diagnóstico Ambiental de Alternativas, lo que es, en otras palabras, una prefactibilidad para el proyecto en nuestro río”.

Giraldo expresó que el estudio que la misma empresa interesada en el proyecto realizó y entregó a Cornare, “de entrada dice que habrá impactos severos afectando el uso principal que le hemos dado al río durante toda la vida que ha sido recreación y turismo de naturales. Rechazamos que quieran desplazarnos del río más valioso de los sanluisanos”.

Con esta clara intención de rechazo a las hidroeléctricas en el Oriente Antioqueño, el Movimiento Social por la Vida y la Defensa del Territorio (MOVETE) convocó no solo a la comunidad de la región, sino a todos los nodos regionales para que se unan y visibilicen la misma problemática, tal y como sucede con el río Santo Domingo en San francisco y el Cocorná en el municipio que lleva el mismo nombre.

Sobre el río Dormilón

Desde hace siete años, cuando lanzaron el libro El Dormilón que nos despertó, MOVETE viene luchando por la conservación del afluente. Argumentan la importancia ambiental, social, económica y cultural que el río provee a la comunidad aledaña. “Es un río que, literalmente, pasa detrás del patio de las casas de los sanluisanos, es parte de lo que somos: estamos ligados al río, represarlo es represarnos”, aseguran los activistas.

El mensaje, entonces, será contundente y de rechazo a la posible aprobación, por parte de la corporación ambiental, de ese tipo de estudios “que amenazan la preservación de los recursos naturales”.

Comentarios