Nariño, 17 años de una toma que lo obligó a resurgir

 

 


 

Se cumplen ya 17 años desde aquel 30 de julio de 1999 en que los frentes 9 y 47 de las Farc se tomaron Nariño y destruyeron aproximadamente un 80 por ciento de la zona urbana, asesinaron nueve agentes de la Policía y ocho civiles y se convirtieron en la autoridad del pueblo por un año. En ese mismo hecho 16 personas resultaron heridas y ocho uniformados fueron secuestrados.

Con el objetivo de no dejar pasar por alto este suceso, la Colonia de Nariño en Medellín y la mesa ecuménica por la paz, apoyados por la Alcaldía municipal, organizaron un acto simbólico que se realizó en la mañana de este sábado 30 de julio en el Parque Educativo local, “hubo un momento de oración, reflexión, conmemoración a aquellas luces que fueron apagadas antes de tiempo, así como espacio para motivar a la comunidad a seguir viviendo desde la esperanza, la fe, el amor”, dijo la religiosa misionera Silvia Aristizábal, líder de este evento y oriunda de esta localidad.

Dijo la religiosa que la intención también era encontrar personas que todavía guardara mucho dolor o no hayan superado esta toma, para mirar de qué manera pueden entrar a ayudarles. En la tarde del viernes 29, realizaron la visita a algunas familias que sufrieron las consecuencias de la guerra en este municipio.

Es que sin duda, aunque pasan los años este acto de violencia no se borra de la mente de los nariñenses que lo vivieron en carne propia, como Bárbara Emilia Márquez Tobón, a quien además de los recuerdos, las cicatrices en uno de sus brazos la remiten al viernes 30 de julio de 1999; lo que más le duele es haber sido amenazada y obligada junto a su hijo, a iluminar con una linterna a los hombres de las Farc para lanzar pipetas de gas contra el comando de Nariño.

El alcalde del municipio, Carlos Arturo Marín Londoño, indicó que se vincularon a este acto porque le parece importante mostrar que “ya no es que Nariño se siga recordando porque es un pueblo que le fue muy mal por la violencia, queremos que el Gobierno, las instituciones miren hacia Nariño, lo miren para que sea un punto de referente y puedan ayudar a sacar estos pueblos adelante”, refirió el mandatario.

Los hostigamientos se vivieron del 30 de julio hasta el primero de agosto de 1999 y después de eso, de 18 mil habitantes que tenía la localidad solo ocho mil quedaron.

MiOriente – noticias@mioriente.com

Comentarios