¿Irrespeto a la Policía? ¿Abuso de fuerza? Dos heridos tras procedimiento policial en Sonsón

Siendo las 11:30 p.m. del pasado sábado, varios patrulleros de Policía se acercaron al sector La Galería de Sonsón para verificar el cierre de establecimientos abiertos al público. En uno de ellos se encontraba Leandro Ospina Ospina, un joven de 20 años que estaba departiendo con un hermano y un amigo en una de las mencionadas cantinas.

Según indicó el Mayor Óscar Alberto Caro, Comandante del Distrito de Policía que cobija al municipio de Sonsón, los patrulleros adelantaron el registro del joven y hallaron que tenía en su poder un arma blanca un tanto más pequeña que un machete.

¿Irrespeto a la autoridad?

“Al momento del comparendo por portar el arma, él salió corriendo. Al frente del negocio había unas motocicletas. El teniente preguntó que de quién eran las motos, y un ciudadano señaló que una de ellas era del joven que salió corriendo (Leandro). Entonces el teniente llamó al tránsito para levantar las motocicletas de ahí porque ya habían unas personas en alto grado de alcohol”, dijo el Mayor Óscar.

Así, tal y como lo señala el Comandante del Distrito, cuando el tránsito estaba subiendo las motos a la grúa, Leandro regresó para impedir que se llevaran la suya. Al parecer, el joven se aferró a su motocicleta y comenzó a forcejear con uno de los patrulleros que estaba apoyando el operativo, hasta el punto en que los otros jóvenes que estaban con él también llegaron para impedir la acción policial.

“Ahí entra otros policías y una policía mujer que la tiraron al suelo. En ese forcejeo el joven abrazó al teniente para quitarle la moto, y como el teniente es pequeño y el muchacho mide como 1.87, se caen y empiezan a forcejear mientras los policías tratan de controlar al joven, que estaba bastante alterado. En la caída el teniente sufrió una lesión que permitió materializar la orden de captura contra el joven”, señaló Caro.

¿Abuso de la fuerza?

En medio del forcejeo, explica la Policía, Leandro sufrió varias heridas en la boca y la frente, por lo que un Fiscal ordenó que fuera remitido a Rionegro para ser valorado. En efecto, el joven fue trasladado a un centro hospitalario de Rionegro, donde fue atendido y dado de alta en la noche del domingo.

Sin embargo, Santiago Ospina, hermano de Leandro, le aseguró a MiOriente, si bien el joven se opuso al procedimiento, este es un caso de abuso de autoridad, pues según él los uniformados lo sujetaron de los brazos y comenzaron a golpearlo con puños, patadas y bolillos.

“Después lo esposaron, se lo llevaron al comando, y ahí es cuando le dieron la paliza como se ve en las fotos. Luego de que le hicieron eso, lo vieron tan mal que lo tuvieron que llevar al hospital de Sonsón, y el hospital lo remitió hasta el municipio de Rionegro. Le dieron de alta anoche mismo, se lo llevaron, y así, todo enfermo, estuvo nuevamente en el calabozo toda la noche”, indicó Santiago.

A la espera de que concluya la audiencia

Justo a esta hora (1 p.m.) se lleva a cabo la audiencia de legalización de captura contra Leandro, quien, en términos de la Policía, impidió el procedimiento de las autoridades. Por su parte, el teniente que intervino en el hecho fue incapacitado tres días por las heridas que recibió.

“La moto se la iban a llevar porque se le solicitó la documentación y no la tenía, y la norma es clara: cuando una motocicleta no tiene la documentación se lleva al tránsito hasta que se presenten los documentos”, aseguró el Mayor.

Santiago, en cambio, dijo que no encuentra razones para que su hermano, que se dedica a actividades agrícolas en la vereda La Honda, sea enviado a la cárcel. “Él no hizo nada, lo van a acusar de algo que no ha hecho”, expresó.

El hecho es que la motocicleta fue inmovilizada y el arma blanca decomisada; la suerte del joven, entonces, dependerá de la decisión de las autoridades sobre este, otro caso en el que nuevamente surgen diferencias de interpretación sobre el uso de la autoridad y el respeto de los ciudadanos por la fuerza pública.

Comentarios