¿Sabes por qué hay un monumento en el parque de Rionegro?

Caminar  por  el  parque  central  de  Rionegro,  durante  años,  ha  sido  un  ritual  para  los  propios  de  esta  tierra,  y  cruzar  por  allí,  es  para  los  visitantes,  casi  que  una  obligación.  Pero,  ¿se  ha  dado  a  la  tarea  de  mirar  hacia  arriba  cada  que  cruza  el  parque?  No  es  tan  común  hacerlo.  Todos  saben  que  la  estatua  de  José  María  Córdova  está  allí,  pero  no  es  común  preguntarse  por  qué  y  cómo  llegó.

Según  el  historiador  rionegrero,  Carlos  Zuluaga  Marín,  “desde  el  siglo  XlX    se  trató  de  impulsar  la  imagen  de  José  María  Córdova,  misma  que  históricamente  había  sido  maltratada  y  deteriorada,  por  el  hecho  de  no  haber  compaginado  con  los  ideales  de  Simón  Bolívar”.

¿Pero  qué  de  especial  tendría  este  personaje  para  ser  esculpido  durante  los  años  60,  y  para  que  desde  1968  haga  parte  del  centro  de  Rionegro,  lugar  que  durante  años  ha  sido  el  epicentro  del  desarrollo  del  Oriente  Antioqueño?  Pues  José  María  fue  el  héroe  que  luchó  a  capa  y  espada  por  la  libertad  de  un  pueblo  y  una  región  que,  entre  comillas,  ya  había  sido  independizada  por  el  extranjero  Simón  Bolívar.  Hecho  que  Córdova  refutó  hasta  el  cansancio,  sosteniendo  que  “independencia  no  significa  libertad”.

Durante  años,  en  la  historia  se  consideró  a  Córdova  como  un  rebelde  que  estaba  en  contra  de  los  ideales  de  Simón  Bolívar.  Pero  fue  en  1829,  justo  en  la  Guerra  de  El  Santuario,  donde  Córdova  reunió  a  todos  sus  soldados  para  luchar  en  contra  de  Bolívar  y  sus  ideales  de  independencia  sin  libertad,  lucha  en  la  cual  el  guerrero  no  salió  con  vidasiendo  ejecutado  por  los  bolivarianos.

Más  de  cien  años  después,  Rionegro  consideró  la  necesidad  de  mostrar  a  su  verdadero  héroe,  de  esculpirlo  y  tener  un  referente  icónico  que  luchó  por  los  derechos  liberales  del  municipio.  Según  Carlos,  “la  iconografía  que  históricamente  se  ha  tenido  sobre  José  María  Córdova,  no  nace  a  partir  de  esta  estatua  de  cueste,  que  hoy  está  ubicada  en  el  parque  central,  inicialmente  el  artista  Waldo  Rodríguez  hizo  una  pequeña  escultura  que  hoy  se  encuentra  en  el  Líceo  José  María  Córdova”,  precisó.

Las  estatuas  de  Córdova                           

El  artista  español,  Julio  González,  esculpió  la  estatua  del  cuerpo  entero  del  liberador  por  motivo  del  centenario  de  Ayacucho,  estructura  que  ahora  se  encuentra  ubicada  en  el  parque  central  de  San  Antonio  de  Pereira.

“Esta  estatua  de  Córdova  ubicada  en  San  Antonio  de  Pereira,  tiene  algo  particular,  y  es  que  Córdova  porta  un  bicornio,  y  de  acuerdo  a  la  historia,  se  dice    que  José  María,  no  se  sentía  a  gusto  con  tener  uno,  entonces  se  evidencia  que  la  persona  que  creó  esta  estatua  no  conocía  bien  el  personaje  y  tampoco  entendía  la  personalidad  del  héroe”,  relató  el  historiador  Carlos.

A  partir  de  esto,  surgió  la  necesidad  de  tener  una  estatua  donde  estuviera  verdaderamente  representada  la  personalidad  del  guerrero.  Es  así  como  en  1964,  durante  la  industrialización  del  municipio  de  Rionegro,  el  parque  tradicional,  es  reemplazado  por  una  plaza  comercial  para  que  fuera  el  epicentro  del  dinamismo  y  el  desarrollo  económico.

El  monumento  de  Córdova  le  daría  la    fuerza  de  libertad  necesaria  al  municipio  renaciente,  y  por  esta  razón,  el  artista  y  maestro  Rodrigo  Arenas  Betancur,  esculpió  al  libertador  que  yace  en  el  parque  principal  del  municipio,  y  que  es  considerada  como  una  de  las  mejores  del  artista.

El  maestro  tuvo  toda  una  plaza  como  escenario  para  ubicar  su  obra,  la  cual  retrata  el  momento  en  el  que  Córdova  lanza  su  arenga  en  la  batalla  de  Ayacucho.  Sostiene  en  su  mano  derecha  su  espada  apuntando  al  enemigo,  y  da  órdenes  a  su  ejército;  justo  debajo  de  su  caballo  están  los  lanceros,  reflejando    el  rompimiento  de  las  cadenas. 

Devolverse  en  la  historia  y  reconocer  el  paisaje  del  municipio  que  se  habita,  es  darle  una  segunda  oportunidad  al  asombro  y  atreverse  a  contar  una  nueva.

noticias@mioriente.com

 

 

 

 

Comentarios