Oriente Antioqueño: territorio para dar pedal con los amigos

Foto: Nelson Gómez

“Subir y bajar montañas se vuelve una costumbre para los ciclistas colombianos (…)”, esto dijo Pablo Arbeláez Restrepo, periodista colombiano que se especializó en ciclismo. Y aunque lejos de abordar esta disciplina desde el ámbito profesional, estas letras sí hablan de pasión, rutas, bicicletas y amigos.

Pareciera que la frase del periodista fue un vaticinio que caló hasta los huesos en aquellas personas que en los últimos años han decidido pasar su tiempo libre encima de una bicicleta, dando pedal y haciendo de esto un estilo de vida.

Es ahí cuando las rutas del Oriente Antioqueño se convierten en el escenario perfecto para rodar con los amigos, y aunque muchos tienen actividades cotidianas  ya definidas por su profesión y trabajo, decidieron abrir un espacio en sus vidas para una bicicleta, una trusa y un casco.

Nelson Gómez adoptó este estilo de vida hace ya ocho años, y cada fin de semana se reúne con su parche de amigos para conquistar metas. A lo largo de este tiempo ha llegado a casi todos los municipios y corregimientos del Oriente Antioqueño a bordo de su bicicleta y en compañía de los Leones del Santuario, nombre que corresponde al grupo de casi 20 personas que se dan cita cada fin de semana con la única pretensión de “pasarla bien, y de demostrarse a sí mismos que son capaces”, cuenta el deportista.

Este aficionado dedicado durante la semana a los negocios y al comercio, decidió cambiar su estilo de vida cuando tenía 30 años, iniciativa a la que se sumó su esposa Gloria.

La historia de Nelson es la misma de muchos coterráneos que decidieron hacer de las pistas y montañas del Oriente Antioqueño el escenario perfecto para rodar y conocer. Como sucede con todos los hobbies, los requisitos no son muchos: se necesitan ganas, amigos y en este caso, una buena bicicleta; por eso cada vez es más común encontrarse grupos de ciclomontañistas y ruteros de todos los municipios del Oriente, abriendo camino por el territorio Antioqueño.

Las vías y montañas del departamento son conquistadas cada vez por más personas que se le miden a diferentes alternativas en su tiempo libre. Las pistas ya no pertenecen exclusivamente a los deportistas profesionales, y aunque es común encontrarse a Urán o Maria Luisa Calle durante las travesías, aumenta la posibilidad de que sus pedaleos se confundan con los de los múltiples aficionados.

MiOriente-noticias@mioriente.com

Comentarios

Noticias Relacionadas