¿Qué tal es el aire que respiramos en el Oriente?

Tres estaciones fijas tiene instaladas Cornare en puntos estratégicos del Oriente Antioqueño (Guarne, Rionegro y parte baja de Sonsón) para medir la calidad del aire que respiran los ciudadanos de esta zona del departamento.

Justamente por tratarse de un territorio con un proceso acelerado de industrialización y crecimiento comercial, en el Valle de San Nicolás, y especialmente en Rionegro, tiene lugar el tránsito diario de gran cantidad de vehículos privados y de transporte público que causan que los niveles de contaminación sean cada vez más elevados, o registren picos en sitios y horarios específicos.

Sin embargo, a pesar de este fenómeno, que se suma al creciente mercado inmobiliario, lo que la autoridad ambiental asegura es que los niveles de contaminación de la atmósfera en el Oriente están por debajo de los límites que establece la norma. Pero para entender el porqué, habrá que considerar varios aspectos:

El PM10 y PM2.5

Los niveles de contaminación del aire se miden según la cantidad de material particulado respirable presente en la atmósfera en forma sólida o líquida (polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen, entre otras). Dicho material se divide en dos grupos principales: PM10 y PM2.5.

El portal Ecologistas en acción explica que a las partículas de diámetro aerodinámico igual o inferior a los 10 µm o 10 micrómetros (1 µm corresponde a la milésima parte de un milímetro) se las denomina PM10, y a la fracción respirable más pequeña, PM2,5. Estas últimas están constituidas por aquellas partículas de diámetro aerodinámico inferior o igual a los 2,5 micrómetros, es decir, son 100 veces más delgadas que un cabello humano.

La resolución 2254 del 2017, que regula la emisión de contaminantes PM 2.5 y PM 10, establece unos umbrales de medición de 50 microgramos por metro cúbico. En este orden de ideas, una alerta amarilla de prevención es activada cuando el aire tiene de 13 a 27 microgramos por metro cúbico. El Oriente aún está lejos de una alerta amarilla, pues según Cornare el aire de la región registra entre 10 y 11 microgramos por metro cúbico.

Javier Parra, subdirector General de Recursos Naturales de Cornare, explicó que si tomamos como base de medida una escala del 1 al 10, siendo 10 el mejor porcentaje (menores niveles de contaminación), el Oriente se ubica en un 8.

¿Cuáles son las mayores fuentes de contaminación en el Oriente?

Los vehículos particulares y de transporte público general el 70% de la contaminación atmosférica en el territorio. “Es necesario mejorar las condiciones de movilidad en todos los municipios, particularmente en Rionegro, porque los trancones obligan a que los motores de los vehículos generen mayor cantidad de material particulado y de monóxido de carbono”, agregó Parra.

Las llamadas condiciones de inestabilidad atmosférica del Oriente (condiciones climáticas –viento y temperatura-), son notoriamente favorables y distintas a otras regiones del departamento, lo que permite que la dispersión del material particulado se presente de manera vertical y no horizontal.

Es decir que es poco probable que en el Oriente Antioqueño se presente el fenómeno de contaminación que tiene lugar constantemente en el Valle de Aburrá, y que ha llamado la atención de las autoridades en los últimos meses.

¿Y qué decir de la advertencia dada a conocer por la UdeA?

En diciembre del 2017, el grupo de investigación en Ingeniería y Gestión Ambiental (GIGA) de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia, lanzó una alerta amarilla sobre la calidad del aire, específicamente en Rionegro, tras un estudio realizado durante tres meses y en el cual fueron instaladas tres estaciones de medición (dos en Rionegro y una en Guarne).

Lea también: UdeA lanza alerta amarilla por calidad del aire en Rionegro

Días después, Cornare desmintió la alerta amarilla lanzada por la UdeA, argumentando que solo la autoridad ambiental está oficializada, en el marco de la ley, para emitir dichas alertas, después de consolidar y analizar los resultados para cada uno de los parámetros.

Si bien Cornare contrató, mediante el contrato 320, al grupo de investigación para medir la calidad del aire en la Ciudad Santiago de Arma, Javier Parra explicó que la información fue mal interpretada por el coordinador del GIGA.

Le puede interesar: No hay alerta amarilla por calidad del aire en Rionegro: Cornare

“Los estudios fueron entregados y revisados, y posteriormente concluimos que no tenemos como resultados esas concentraciones y no requerimos tomar esas medidas de control atmosférico, que en el momento que sea necesario, y lo consideremos, las tomaremos”, manifestó.

¿Cómo podemos aportar para mejorar la calidad del aire?

Entre las medidas que recomiendan las autoridades para preservar la calidad del aire en la región, se encuentran el control riguroso de quemas controladas por cuanto el humo y las cenizas aumentan la concentración de contaminantes, y la reducción de viajes en vehículos particulares  dando prioridad al uso del transporte público.

Comentarios