Abejas: una dulce alternativa agrícola en el Oriente

Un cajoncito de madera, con un panal de abejas meliponas (sin aguijón) dentro, es la apuesta agrícola que desde hace algunos años va creciendo en el Oriente Antioqueño, principalmente en veredas con temperaturas cálidas.

Fue puntualmente en el 2017 cuando Cornare realizó un convenio para establecer, en aproximadamente 60 centros educativos (en su mayoría rurales) de la región y de su jurisdicción, proyectos con abejas meliponas, ligados a la Cátedra para la Cultura Ambiental que venían desarrollado.

A la fecha, se han vinculado más de mil niños, 200 familias y 80 profesores en municipios como San Francisco, El Carmen, Cocorná, corregimientos de Sonsón, Alejandría, San Rafael y Nariño. “Pretendemos educar a los niños partiendo de la cultura de las abejas, que va desde el trabajo en equipo y la solidaridad, hasta los procesos productivos”, explica María Elsy Gómez, profesional del área de Educación Ambiental de Cornare.

Esta alternativa bidireccional que, “aunque ahora es más social, lo que pretende es crear consciencia de que un niño por ser campesino no tiene que dedicarse al campo únicamente enfocado a arara la tierra; sino que existen otros proyectos productivos como la miel”, agregó Gómez.

Del proyecto hacen parte también los padres de familia, pues durante los años en los que ha marchado el proyecto se han vinculado las familias como núcleo sólido para el desarrollo de un verdadero proyecto productivo. “El insumo académico como las cartillas que entregamos también permite que en familia construyan más cajones para darle continuidad al proceso: tener más panales y producir más miel”, pone en manifiesto Maria Elsy.

De esta manera, continúa creciendo en el Oriente una “dulce alternativa agrícola” que además de empezar a recoger frutos durante el 2019 en algunas instituciones educativas, quiere solidificarse para construir una opción viable y rentable de desarrollo agrícola.

Comentarios