Los sueños de Luz Stella se reanudaron con Verraquera

Foto: Cortesía

Por Unidad de Restitución de Tierras

El nombre de la finca de doña Luz Stella Gutiérrez Moreno, La Verraquera, resume la historia de vida de esta antioqueña que, después de varios años en Estados Unidos, regresó al país en los 80, para vivir en el municipio de San Carlos y cumplir su sueño de cultivar la tierra. La violencia la dejó viuda, le destruyó la casa y la sacó de la finca que ahora, gracias al proceso de restitución de tierras, está a su nombre.

Mientras atiende clientes que le compran golosinas; algo de mercado; tinto o gaseosas, de las manos de Luz Stella Gutiérrez surgen flores y paisajes que van llenando de color el lienzo que acomoda en medio de la mercancía.

La vida en el campo y la pintura son dos de las pasiones de esta mujer nacida en Medellín y que, por cuestiones del destino (más bien, del amor), terminó siendo una reconocida habitante del municipio de San Carlos, en el Oriente Antioqueño.

Gracias a la sentencia de Restitución de Tierras, Luz Stella Gutiérrez Moreno logró que su finca quedara englobada en una sola escritura.
Gracias a la sentencia de Restitución de Tierras, Luz Stella Gutiérrez Moreno logró que su finca quedara englobada en una sola escritura.

“Siendo muy joven, se dio la oportunidad de viajar y arranqué para Miami. Allá en Estados Unidos trabajé, conocí a mi esposo –un colombiano que abrió un restaurante en ese país–, me casé y tuve a mi hija. Un día le dije a mi esposo que me soñaba tener una finquita en Colombia, con un jardín y animalitos. Cuando hubo la oportunidad, él se vino para Colombia y me dijo: le tengo un regalo”.

Y el regalo que José Ángel Garcés le tenía era un terreno de 14 hectáreas, con una casa campesina grande en la vereda Calderas Arriba, al que bautizaron La Verraquera. “Una finca es una verraquera cuando la disfrutas, cuando viene la familia, cuando haces el asado, pero también una finca tiene mucho trabajo y mucha lucha; entonces uno dice: ¡qué verraquera!”, explica Luz Stella sobre el nombre del predio en el que vivió feliz hasta un día de 1988, cuando un grupo armado al margen de la ley, asesinó a su esposo.

1080x100Por un tiempo, ella viajaba entre Medellín y San Carlos, con tal de no dejar caer un trapiche que daba trabajo a varias familias de la comunidad. Hasta que un día el administrador de la finca le avisó que, en un lado del predio, se habían asentado subversivos del ELN; y, de otro, de las Farc. Así, la casa campesina pasó a servir de caleta donde la guerrilla guardaba todo lo robado en los retenes.

Cuando creía que ya lo peor había pasado, estando en Medellín, recibió una noticia inesperada. Las Farc dinamitaron la vivienda, en un intento de emboscar una patrulla del Ejército. Tiempo después, la marea de la violencia bajó en San Carlos y Luz Stella fue de las primeras en regresar a la vereda. Se instaló en la casa que tenía destinada para el mayordomo y, a un lado, montó una tienda que hoy es referente en la carretera. “El súper de La Verraquera” es el aviso que leen los compradores al llegar al negocio.

Pie de foto 2: La Verraquera es un reconocido sector de la vía Medellín - San Carlos. Durante años, fue lugar dominado por los grupos armados ilegales. Ahora, es punto de encuentro de la comunidad.
Pie de foto 2: La Verraquera es un reconocido sector de la vía Medellín – San Carlos. Durante años, fue lugar dominado por los grupos armados ilegales. Ahora, es punto de encuentro de la comunidad.

“Ahora, la gente respira tranquilidad. Estamos renaciendo. Esta tranquilidad, más el apoyo del Gobierno, más saber que están restituyendo, entregando títulos de las fincas y entregando proyectos productivos, hacen un ambiente diferente […] La paz la hacemos es aquí, se construye en el campo y cada quien en su familia. No es solo los que la firman en un acuerdo”, asegura feliz, en su tienda.

Ya no están los cafetales ni el trapiche que eran el orgullo de su esposo. Pero siguen intactas las ganas de poner a producir nuevamente la tierra. Por eso, su esperanza está en el proyecto productivo familiar del cultivo de sacha inchi, una fruta a la que le extraen el aceita para hacer, entre otras cosas, productos de belleza. “Este es mi futuro”, dice con orgullo, mientras mira la tierra con la que soñó y que también está plasmada en sus pinturas.

CONTEXTO INTERVENCIÓN URT EN SAN CARLOS

  • San Carlos fue el primer municipio de Antioquia donde la URT arrancó su intervención en Antioquia.
  • La URT ha recibido un total de 1.579 solicitudes de ingreso al registro de tierras despojadas y abandonadas por el conflicto armado, de las cuales la URT ha dado respuesta de fondo al 60% de las solicitudes.
  • Incluidos en el Registro se encuentran 642 casos. Y en manos de los jueces se encuentran 382 casos
  • Gracias a las sentencias de los jueces y magistrados, se han restituido más de 1.000 hectáreas.
  • Proyectos Productivos: $3.000 millones, en su mayoría para fortalecimiento de cultivos de café. También hay en ganadería doble propósito, piscicultura, porcicultura, plátano, caña panelera, aguacate, cabras y gallinas, entre otros.

noticias@mioriente.com

Comentarios