Campesinos de la vereda El Boquerón de San Francisco están retornando

La construcción de una nueva caseta comunal en la vereda El Boquerón del municipio de San Francisco, es una de las nuevas medidas adoptadas por la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV), para la reparación colectiva de las comunidades que en el Oriente sufrieron los estragos de la guerra.

Y es que hace 14 años, en el mismo sitio donde fue levantada la estructura con la cooperación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la guerrilla reunió a los habitantes de la zona para anunciarles el plazo de 24 horas para abandonar sus tierras.

“Gracias a la reparación colectiva que llevamos con la Unidad de Víctimas logramos que nos construyeran esta caseta comunal, porque con el conflicto acabó todo, y ahora volvemos a renacer de nuevo y con esta obra la gente se alegra de estar de nuevo en la vereda”, expresó Norberto de Jesús Morales, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC).

Se espera que por lo menos 19 familias puedan reunirse de nuevo como JAC en este espacio que contó con una inversión de 100 millones de pesos, pues la caseta antigua quedó inutilizada como consecuencia de los dos desplazamientos forzados que ha sufrido la población por parte de las FARC.

“La caseta significa poder continuar la reconstrucción de su tejido social para recuperar sus actividades comunitarias, porque el conflicto armado afectó sus organizaciones sociales que están recuperando”, concluyó María Clara Espinosa, líder del proceso de la UARIV.

Comentarios