¿Por qué muchos cultivos de flores del Oriente siguen operando en cuarentena?

Nadie puede negarlo. La industria de las flores es de suma importancia para la economía del país. Las cifras lo muestran: 60 municipios colombianos tienen vocación floricultora, un renglón de la economía que genera 140 mil empleos directos y beneficia a 250 mil personas en todo el país.

En el Oriente de Antioquia, por su parte, los cultivos de flores generan 17.500 empleos (15 mil directos y 2.500 indirectos), motivo por el cual cerca de 60 mil personas dependen de ellos. Sin embargo, muchos ciudadanos se preguntaran por qué muchos de estos cultivos siguen operando aún en medio del aislamiento ordenado por el Gobierno Nacional.

Lea también: Covid-19: situación de las empresas exportadoras de flores en el Oriente

Pues bien… Marcos Ossa, director de la Regional Antioquia de Asocolflores, dijo a MiOriente que los empresarios de las flores están exceptuados dentro del decreto 457 expedido por el Gobierno Nacional, puntualmente en el literal 11 del artículo 3.

“Estamos excepcionados cuando se habla de transporte, insumos, comercialización de insumos agrícolas y todo lo que tiene que ver con el agro. La floriculturta, por ley, está dentro del sector primario de la producción. Es decir, al hablar de la agricultura, ahí están incluidas las flores”, explicó Ossa.

Le puede interesar: Colombia entró en fase de mitigación del Covid-19

 El Director de la Regional Antioquia se juzgó consciente de la urgente protección de la vida de las personas en medio de la crisis generada por la propagación del Covid-19, aunque indicó que también es necesario mantener la viabilidad económica del país.

“Estamos protegiendo a nuestros trabajadores exigiendo al detalle todos los protocolos establecidos por el Instituto Nacional de Salud, es decir, las medidas sanitarias de distanciamiento, fumigación de buses y desinfección”, agregó el experto.

Ossa puntualizó que las ciudades no pueden detener sus niveles de producción, pues el hecho de desemplear personas podría generar problemas sociales sumamente profundos, como una reacción en cadena de ciudadanos que no tengan sustento económico para comprar sus víveres de primera necesidad.

“He ahí la importancia de que el gobierno mire cuáles son las actividades económicas más importantes a parte de los alimentos, pues la floricultura es una de ellas, como también la caficultura y el sector bananero. Colombia es rural, Colombia depende de la agricultura, pues es la única que puede dinamizar la economía de municipios como El Carmen, La Ceja, La Unión y Rionegro”, expresó Marcos.

Se estima que en los últimos diez días, los floricultores han perdido cerca del 80% de su producción, dejando complejas afectaciones económicas en muchas empresas.

Comentarios