San Carlos sin Priego

Por: Juan F. Tobón Aristizábal.

Con un bautizo que estaría sellado por la devoción católica heredada de los colonos españoles, el hoy conocido como municipio de San Carlos, antes de instalarse definitivamente en ese nombre, el 14 de agosto de 1786, vio desfilar y se probó otros cuantos. San Carlos de Priego, Valle del Corpus Christi, Santa María de Águeda y Nuestra Señora de los Remedios, hacen parte de los antecesores con los que fue nombrada esta tierra que baña el Oriente con sus aguas.

Sandra Restrepo Aristizábal, directora de la Oficina de Turismo del municipio, indica que “por quinta vez, después de varios nombres, se llamó nuevamente San Carlos de Priego en 1786, pero ese mismo año quedó solo como San Carlos”. Todo esto sucedió en el proceso de establecimiento como municipio.

A la pregunta de por qué San Carlos de Priego, según la Directora, la respuesta es porque “Carlos hace alusión su majestad Carlos Tercero de España y Priego, por un pueblo de la provincia española. Del ‘San’ si no sabemos”.

De acuerdo a lo anterior, y aunque no se conocen razones exactas, “la tradición católico-española que heredamos puede ser el motivo para tener esa lista de nombres también alusivos a la devoción religiosa”, precisa Sandra.

Con el amanecer del nuevo milenio, en el año 2000 aproximadamente, a San Carlos se le empezó a conocer también con el apelativo de “La costica dulce del Oriente Antioqueño”, esto a razón de su riqueza hídrica y del potencial turístico le aporta al territorio.

Es así como entre santos, ríos y charcos, se revela la historia detrás del nombre de este municipio que desde hace 26 años, cada 14 de agosto, inicia la celebración de la Fiestas del Agua, tiempo durante el cual propios y extranjeros pueden disfrutar de los casi 40 atractivos turísticos entre culturales y naturales de San Carlos, “La costica dulce del Oriente Antioqueño”.

noticias@mioriente.com

Comentarios