¿Qué es el desarrollo sostenible?

Andrés Mauricio Escobar Estudiante de Maestría en Administración MBA, Negociador Internacional y Contador Público. Veo en la lectura una fuente inagotable de conocimiento, en la academia y la investigación unos grandes promotores de cambios sociales. Correo amauricio.escobar@udea.edu.co. LlinkedIn: Andrés Mauricio Escobar Moreno - andresmauricio002@hotmail.com
El término “Desarrollo Sostenible” se ha convertido en los últimos tiempos en una herramienta publicitaria para empresas, partidos políticos y gobiernos de turno, quienes tratan de hacer ver a sus empresas, movimientos o gestiones como estamentos comprometidos por una causa, de la cual tal vez muchas personas e incluso ellos mismos tengan cierto nivel de desconocimiento.

A continuación haré una breve descripción del significado de este término, el cual fue resultado de una serie de sucesos que ocurrieron en básicamente dos momentos históricos para la humanidad y el mundo que hoy conocemos.

La palabra “Desarrollo” fue relacionada de forma directa con la evolución económica, en el periodo de auge de la Revolución Industrial, la cual trajo consigo cierto mejoramiento en los indicadores macroeconómicos de algunos países.

De esta manera, se empezó a usar la palabra como calificativo, refiriéndose a países desarrollados y definiéndolos como aquellos con ciertos alcances o logros en cuantos sus índices macroeconómicos. Por otra parte, los denominados subdesarrollados hacían referencia a los países que se encontraban por debajo de dichos índices.

Desde la revolución y por muchos años, la palabra desarrollo estuvo asociada al crecimiento económico, pero esta iba a tener un cambio e inclusión de la palabra sostenibilidad en los años 80 del siglo pasado, para conformar el termino objeto de ese artículo.

Dichos cambios se dieron a raíz de una situación experimentada a nivel mundial en los años 70, época en la cual se estaban iniciando una serie de conferencias internacionales al respecto de la problemática ambiental que ya se vivía en el mundo.

Entre los años 73 y 74, se realizaban trabajos por parte de la Comunidad Europea y de Naciones Unidas, cuyo objetivo era sensibilizar acerca de la problemática ambiental. Como resultado surgieron dos informes: “los límites del crecimiento” y “la humanidad en la encrucijada”, ambos fundamentales en la inclusión del factor ambiental y de sostenibilidad en la política mundial.

Los problemas ambientales de la época fueron atribuidos principalmente a la destrucción de miles de hectáreas de selva en algunos países, y en otros a la sobre explotación y prácticas empresariales que contaminaron importantes fuentes de agua.

Se estima que se destruían bosques a una velocidad del uno por ciento del total de las selvas del mundo cada minuto, con el fin de satisfacer la demanda mundial de madera, situación que desencadeno además el desplazamiento de tribus aborígenes en la lucha de las empresas por buscar nuevas tierras fértiles, tal como lo expresa la UNESCO en su informe de 1983.

Ya en los años 80, como se mencionó anteriormente, aparece el Informe Brundtland donde, como resultado de la situación mundial de la década de los setenta, se empieza a discutir sobre la necesidad de un desarrollo sostenible y a su vez se define el termino como “el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades”.

En este informe se reconoce la necesidad de poner límite al uso de los recursos naturales y de las tecnologías aplicadas. Como principales recomendaciones se tienen la reducción de crecimiento poblacional, la satisfacción de necesidades básicas, la protección a la biodiversidad y al ecosistema natural, la disminución del consumo de energía y el desarrollo de una tecnología economizante y amigable con el medio ambiente (Rodríguez Becerra, 1994).

Se podría decir que la construcción del término ha estado enmarcada dentro de una serie de situaciones históricas de la economía mundial, que han prendido las alarmas y lanzado alertas sobre la necesidad de integrar en la actividad económica de los países y sus regiones un alto sentido de respeto por la sociedad y el medio ambiente.

En la actualidad estamos ante algunos problemas ambientales locales como los ocurridos en la década de los 70, con altos índices de contaminación en las principales ciudades del país, destrucción de ecosistemas naturales y su fauna por malos manejos empresariales, y gobernantes de turno que usan el término “Desarrollo Sostenible” para cambiarnos naturaleza por cemento, vendiendo esta última como la idea del progreso de nuestras sociedad.

Es necesario formarnos un criterio y cuestionar si en verdad muchas de las actividades llevadas a cabo bajo la sombra del Desarrollo Sostenible están en realidad enmarcadas en la satisfacción de las necesidades del presente, respetando los intereses de las generaciones futuras, o si más bien lo que hay son simples intereses económicos individualistas que dejan del lado el bien común.

_____

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad de sus autores y no reflejan los puntos de vista de mioriente.com

 

Comentarios