La cuarentena y la violencia contra la mujer

Daisy Cristina Martínez López. Representante de los concejales ante la Provincia de Aguas, Bosques y el Turismo.

Enfrentarnos a una situación inesperada como es el Covid-19. Este virus ha cambiado por completo la vida de cada uno de los colombianos: nos ha obligado a repensarnos como seres humanos, a tener mayor conciencia con los recursos naturales, a aferrarnos a Dios, a proteger a nuestra familia y a valorar la vida por encima de todo.

El coronavirus nos ha hecho recordar aquellos terribles momentos cuando paramilitares y guerrilleros coartaban nuestra libertad y acababan con la vida de muchos. Pero hoy la vida misma nos tiene a todos encerrados.

Sin importar la condición social, económica, religiosa o política, nos recuerda que todos somos iguales y que necesitamos unirnos para salir adelante y mitigar los riesgos, los miedos y las frustraciones que tenemos.

Hoy quiero invitar a los gobernantes para que le den a esta situación una mirada desde lo femenino, desde la mujer. Las mujeres poseemos el regalo divino de dar vida, pero en esta contingencia es preciso tener una agenda sobre la planificación familiar.

Las mujeres están encerradas y no tienen acceso fácil a métodos de planificación; eso aumenta el número de embarazos y la violencia contra la mujer, pues hay hombres irresponsables que no entienden que, frente a la carencia de protección, es preferible aplazar las relaciones sexuales.

El hecho de que el número de embarazos aumente, hace que crezca el riesgo de las mujeres en su proceso de gestación. Siempre existirá el peligro latente de ser contagiado por el virus y que haya mayores problemas en la prestación de los servicios de la salud.

En estos momentos es indispensable que la Secretaría de las Mujeres de las alcaldías tomen medidas sobre este asunto, y que Profamilia, el ICBF y el Gobierno Nacional, en cabeza de la Vicepresidente de la República, empiecen a generar acciones y a apoyar a las familias.

 

____________

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad de sus autores y no reflejan los puntos de vista de MiOriente. 

Comentarios
Comentarios