Sin conflicto y con la entrega de una placa polideportiva, Aquitania renace

Más de 200 habitantes de la vereda Pocitos volvieron a congregarse en uno de los sitios desde donde se desplazaban hace 16 años con pocas pertenencias que podían cargar tras la amenaza de la guerrilla. Pero esta vez no se alistaron para abandonar sus tierras, sino para conocer la cancha polideportiva que los integra como comunidad.

Los campesinos de esta alejada zona montañosa del corregimiento Aquitania, en San Francisco, llegaron entusiasmados para el acto inaugural de una obra que representa la recuperación que viven, a la que se suma la reparación colectiva que emprendieron con la Unidad para las Víctimas ahora que la violencia ya no los intimida ni desarraiga.

“Esta placa es muy importante porque aquí nos integrábamos con la comunidad y gente de otras veredas y se practicaban deportes, pero con la violencia y el desplazamiento se deterioró. Ahora lo que buscamos es recuperar estas tradiciones que teníamos antes del conflicto armado y promover el deporte, la cultura y la sana recreación”, afirma con entusiasmo Arcesio López, presidente de la Junta de Acción Comunal y uno de los habitantes que retornó a la zona.

La entrega de la cancha también sirvió para que los habitantes de varias veredas se reunieran alrededor de una “olla comunitaria” y compartieran una jornada de deporte y encuentro social. Durante la jornada, también se realizó el acto de cierre a la formación y capacitación a 25 líderes sociales y de víctimas, cuyo fin es fortalecer liderazgos y la veeduría ciudadana, reconstrucción del tejido social y la convivencia en el territorio.

 

Comentarios