¿Por qué el Samaná Fest?

Foto: Cortesía

El pasado fin de semana se realizó el ‘Samaná Fest’ en la cuenca del Río Samaná Norte, actividad que busca la protección del río, por medio de acciones de unificación entre las comunidades aledañas al afluente, incentivando al conocimiento de su territorio. El evento contó con la participación de más de 500 personas, que según Jules Domine, organizador del evento “pudieron entender que el río, además de ser fuente de vida, también es un escenario social y económico”.

¿Por qué un festival comunitario en la cuenca del Río Samaná Norte? Hace cinco años, el francés y experto en ríos, Jules Domine, llegó a Colombia en búsqueda de ríos para explorar y practicar deportes extremos. Así conoció el Samaná, para él es “el río más lindo que he visto entre los 500 que conozco. Es una joya y fuente de biodiversidad única en el mundo”, aseguró Domine.

Este francés, líder de la comunidad que se dedicó a la protección del río desde hace cinco años, cuando el proyecto Porvenir II emprendió su marcha para construir una represa en la fuente hídrica, sostiene que “en Antioquia producimos más del 30 % de la energía del país, y con Hidroituango, será el 40 % de la energía”. También afirma que “en Colombia no quedan muchos ríos de gran tamaño, limpios y libres, como lo es el Samaná”.

A raíz de lo anterior, surge la pregunta: ¿para qué otra represa?, pues para el francés, la ejecución de este proyecto es una antítesis a la evolución que ha tenido durante los últimos cinco años el Oriente Antioqueño, haciendo énfasis en que “la violencia que golpeó tan fuertemente este territorio, estuvo estrechamente ligada a la construcción de proyectos de este tipo, años atrás”, según él, “sería retroceder en lo avanzado sin contemplar otras alternativas de economía innovadora que permite el río”.

Una muestra de ello, fue el acto simbólico llevado a cabo durante el ‘Samaná Fest’, en el cual las comunidades de ambas orillas del río se encontraron en la mitad del puente, “mostrando que lo que durante años fue una frontera, hoy es fuente de paz”, señala el organizador.

La tarea de las comunidades que luchan por la protección del río, es la de visibilizar otras opciones que no tengan que represar el río. “No estamos en contra, estamos a favor de la innovación, porque creemos que Argos y Celsia (dueños del proyecto), pueden superar los modelos antiguos, y construir algo mejor”, señaló Domine.

Basados en que “Argos tiene interés en la biología Colombiana, puesto que han editado libros de temática ambiental”, la Fundación Yumaná señala que “no tiene sentido que la luz verde venga a dañar el paraíso verde que es el Río Samaná”. Para incitar a los voceros del proyecto Porvenir II a entender el impacto social y ambiental que desencadena la hidroeléctrica, “nombramos una nueva especie de planta descubierta en la cuenca, en honor a esta empresa: Aiphanes argos”. En conclusión, “si construyen la represa, destruyen su propia especie de palma, y esto es absolutamente ilógico”, señaló Jules Domine.

noticias@mioriente.com

Comentarios

Noticias Relacionadas