“Monstruo del Oriente” fue condenado a 42 años de prisión

Foto: BBC.com

Jaime Iván Martínez Betancur, también conocido como el “Monstruo del Oriente”, fue condenado a 42 años de prisión por el Juzgado Cuarto Penal del Circuito Especializado de Antioquia, por el homicidio de María Gladis Arango, Natalia García Gil y sus dos pequeños hijos de 8 y 5 años de edad.

Los cuatro cuerpos en avanzado estado de descomposición fueron exhumados de una fosa por el grupo de criminalística del Cuerpo Técnico de Investigación, el 23 de junio de 2016 en una finca de la vereda Hojas Anchas, en el municipio de Guarne, donde el victimario de 44 años de edad laboraba como mayordomo.

Las autoridades pudieron establecer que luego de asesinar a las mujeres, Jaime Iván utilizaba sus teléfonos celulares para mantener contactos con sus familias y hacerles creer que estaban vivas. Una de las víctimas fue María Gladys Arango, quien había sido vista por última vez el martes 19 de enero del 2016, cuando salió de su vivienda ubicada en la vereda San José del municipio de Guarne con dirección a la Personería de dicha localidad, pero nunca llegó al sitio.

Martínez Betancur preacordó con la Fiscalía y aceptó cargos por los delitos de homicidio agravado y desaparición forzada agravada. La investigación fue adelantada por fiscales especializados de Medellín y Antioquia con el apoyo del Cuerpo Técnico de Investigación y el Gaula Oriente del Ejército. La audiencia de lectura del fallo se efectuará el próximo 17 de marzo.

Contexto:

Al principio de las investigaciones se pudo corroborar que Jaime Iván coleccionaba algunos objetos de sus víctimas que según las investigaciones serían alrededor de 20. De igual manera, las autoridades dieron con el paradero del “Monstruo del Oriente” por medio de las investigaciones por la desaparición de María Gladys Arango Cuervo.

El miércoles 22 de junio, en el Gaula Militar del Oriente Antioqueño, el asesino reconoció ante los medios de comunicación que cometió el asesinato de María Gladis Arango, Natalia García Gil y sus dos pequeños hijos de 8 y 5 años de edad. Sin embargo, en ese mismo momento aseguró que no era responsable de los 20 asesinatos ocurridos en los últimos 10 años que le estaban atribuyendo, y declaró que inicialmente aumentó la cifra de sus crímenes para generar temor a las autoridades.

MiOriente-noticias@mioriente.com

Comentarios

Noticias Relacionadas