Edison Serna, un “Súpersacerdote”

Con el mismo dinamismo con el que celebra las eucaristías se viste de deportista. Son las 3:30 a.m. y el sacerdote Edison Serna se levanta, se monta en su bicicleta y recorre el Archipiélago de San Andrés pedaleando, nadando y trotando. Es su ritual desde hace cinco años cuando llegó a la isla como misionero.

Luego de su práctica habitual, el padre oriundo de Marinilla cambia su traje deportivo por una sotana. A las 6:30 a.m. realiza una oración y a las 7 a.m. sube al altar para conducir la liturgia con la misma agilidad con la que compite. Desayuna, atiende el despacho parroquial hasta que llega el mediodía, almuerza y recarga energías. El día apenas empieza.

“No hago siesta como la mayoría de sacerdotes, sino que salgo a entrenar otro momentico”, manifiesta Edison Serna, quien hace más de 20 años corría por la escuela Jorge Salinas Muñoz de Bonilla, dando inicio a su pasión por el atletismo. Luego pasó al duatlón y, posteriormente, al triatlón, disciplina que hoy en día es su religión.

La jornada continua entre las actividades sacerdotales y el deporte. En la tarde atiende a los feligreses que se acercan a la parroquia, realiza una oración a las 6 p.m. y finaliza con una eucaristía a las 7 p.m. A pocos metros hay gente que baila en la playa, se divierte e ingiere licor sin mesura. Las discotecas se alistan para recibir a los turistas, mientras que en la iglesia Cristo Salvador se repiten las alabanzas a Dios.

Palmarés del Padre Ultramán

Muchos dicen que está loco y la verdad puede estarlo un poco. Hay que tener la cordura algo embolatada para proponerse estar en un mundial de Ironman, donde hay que nadar 3.8 kilómetros en aguas abiertas, montar 180 kilómetros en bicicleta y, después, terminar corriendo los 42 kilómetros de una maratón, luego de cargar con el eco de las culpas de sus feligreses.

Ese es apenas uno de los muchos retos que ha cumplido el sacerdote marinillo. “He sido campeón sudamericano, panamericano, centroamericano, campeón del caribe, segundo en copa mundo de duatlón, cuarto en copa mundo de triatlón, he estado en 3 campeonatos mundiales de larga distancia en Suiza”, cuenta Serna, quien, además, es el capellán de la selección Colombia de Triatlón.

Como si fuera poco, actualmente el padre Edison es el único sacerdote Ultraman del mundo, y ahora se alista para competir en el mundial en Hawai, que consiste en nadar durante 10 kilómetros, posteriormente realizar 425 kilómetros de ciclismo y finalizar con 2 maratones. “Nos venimos preparando en San Andrés, y los trabajos los hacemos en conformidad al plan de entrenamiento de Edwin Vargas”, agregó.

Bicicleta, zapatillas y chanclas, son los implementos con los que Edison Serna buscará seguir llevando su mensaje de evangelización a diferentes lugares del mundo, pues indica que siempre trata de que le cojan amor a hacer ejercicio, “porque si no sacan tiempo para hacer deporte en la juventud, después les toca sacar tiempo para curar una enfermedad”.

Comentarios